Arcos de La Frontera
Cantabria .jpg

Javier Pérez Pellicer

Permitidme que os hable de él. 

Cuando uno habla de sí mismo tiende a ser demasiado prudente por eso quiero contaros, a groso modo, su trayectoria.

Su pasión por la fotografía comienza a muy temprana edad  de la mano de su padre, el fotógrafo local de su tiempo, de quien todo el mundo en El Puerto de Santa María, tiene alguna instantánea. Ese cuarto pequeño y oscuro al final del pasillo rebosante de olores extraños e intensos, a qué niño no le habría despertado más de una inquietud, así que pronto aprendería las técnicas de revelado y positivado.

Tras la temprana pérdida de su padre, decide ampliar sus conocimientos y se marcha a Sevilla a cursar estudios de iluminación y después a Tenerife, donde empieza Bellas Artes.

Una vez regresa a su cuidad natal, trabaja durante unos años en la Televisión Local y es entonces cuando decide dar el salto a Madrid, tanto para completar estudios en EFTI, como para comenzar su búsqueda personal y profesional. 

Pronto comenzaría a trabajar en un estudio profesional, en moda y publicidad, de la mano de Manuel Díaz, Profoto, y tras unos años decide emprender el camino en solitario, trabajando en shopping y moda para revistas como Cosmopolitan y Única, en alimentación para Reny Piccot o Royne, así como varias colaboraciones en cine y los nunca olvidados reportajes de fotoperiodismo de bodas, infantiles o arquitectónicos.

A punto de cumplir los 40 años, su vida da un giro inesperado y se convierte en papá, por lo que decide cambiar de vida y vuelve a su cuidad natal, donde desde hace 4 años, compagina su profesión de padre con la de fotógrafo, manteniendo la misma o mayor pasión y amor por su trabajo.